Según datos de la OMS en 2014, el 9% de los adultos (18 años o mayores) tenía diabetes.

Estos datos nos indican que la diabetes es una enfermedad que está aumentando cada vez más en nuestra sociedad. La diabetes, es una patología que se caracteriza por un fallo en la secreción de insulina1 o una utilización ineficaz de la misma. Esto lleva a que las células no sean capaces de asimilar azúcar (necesario para la producción de energía) y este quede libre en la sangre dando lugar a estados de hiperglucemia (aumento del azúcar en sangre) que con el tiempo dañan gravemente órganos y sistemas.
1.Insulina: hormona secretada por el páncreas que controla los niveles de azúcar en sangre.

Dentro de la diabetes, podemos distinguir 3 tipos:

Diabetes tipo I o insulinodependiente/juvenil. Requiere la administración diaria de esta hormona. Y se caracteriza por la deficiencia en la producción de insulina por parte del páncreas.

Diabetes tipo II o no-insulinodependiente. En este tipo de diabetes sí que hay producción de insulina pero las células no responden correctamente a ella (resistencia).

“La dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y la evitación del consumo de tabaco pueden prevenir la diabetes de tipo 2 o retrasar su aparición”.OMS

Diabetes gestacional.

De estos tres tipos de diabetes, la diabetes tipo II es la que está aumentado posicionándose como una de las principales enfermedades crónicas en adultos.

Y después de esta breve introducción sobre qué es la diabetes, te preguntarás. ¿Qué relación tiene el aguacate con la diabetes? Pues bien, el enfoque nutricional tradicional que se ha empleado para abordar la diabetes se ha basado en un control exhaustivo de los hidratos de carbono de la dieta, incluso llegando a eliminarlos.

Pero hay que tener en cuenta, que a la hora de abordar la diabetes desde un punto de vista nutricional es necesario prestar una atención considerable a las grasas, y ahí es donde entra en acción el aguacate.

El contenido en grasas de la alimentación es muy importante, tanto para personas con diabetes como sin ella, puesto que entre otras funciones va a condicionar la actuación de la insulina en el organismo, además de ser clave en el control de peso, patologías cardiovasculares, entre otras.

Cuando hablamos de grasas, es importante tener claro que NO todas las grasas nos engordan ni son malas. Existen varios tipos de grasa, algunas más saludables que otras, y estas son las que hay que potenciar.aguacate

El aguacate, es un fruta que destaca por su alto contenido en grasas monoiinsaturadas capaces de controlar/reducir los niveles de colesterol además de contener numerosos nutrientes. Esta fruta es ideal como sustituto de otros tipos de grasas (mantequilla, mantecas, panceta…).
Cabe destacar que el aguacate es una grasa que no tiene colesterol.

“…Inclusión de una comida rica en grasa monoinsaturada y bioactivos dietéticos, tales como fibra y fitosteroles presentes en los aguacates, brinda mayores beneficios de salud cardiovascular en comparación con la dieta MG con contenido comparativo de grasa monoinsaturada…”(3)

Un estudio piloto llevado a cabo en la Universidad Loma Linda publicado en Nutrition Journal. Evaluó el efecto de la ingesta de aguacate Hass, variedad más comercializada, sobre la saciedad post-ingesta, los niveles de azúcar e insulina, y la ingesta subsecuente de alimentos en adultos con sobrepeso. Aunque son necesarios más estudios sobre el aguacate y la homeostasis de la glucosa, este estudio reveló una reducción en el aumento de la insulina2.

Además de su relación con la homeostasis de glucosa, el aguacate aumenta la biodisponibilidad de determinados nutrientes presentes en otros alimentos, un ejemplo de ello son los beta-carotenos.

Pero esta fruta no sólo nos aporta grasas, si no que tiene un contenido muy interesante de fibra

Los aguacates aportan casi 20 vitaminas, minerales y fitonutrientes, incluyendo 4% del Valor Diario (VD) recomendado de vitamina E, 4% de vitamina C, 6% de folato, 8% de fibra, 2% de hierro, 4% de potasio, con 81 microgramos de luteína y 19 microgramos de beta-caroteno.

La evidencia demuestra que en adultos, seguir una alimentación con una densidad calórica baja (la cual se caracteriza por un consumo alto de frutas, vegetales y fibra dietética, y un consumo bajo de grasa total, grasa saturada y azúcares agregados) ayuda con la pérdida y mantenimiento del peso y puede asociarse con un menor riesgo de padecer de diabetes tipo 2 y de sufrir complicaciones diabéticas.

Si te preguntas ¿Cómo incorporar aguacate a nuestra alimentación? Aquí tienes 3 fantásticas recetas de saboreaunohoy.com

aguacate-diabetes

  1. WRAP DE COL RIZADA CON AGUACATE, ATÚN Y ZANAHORIA
  2. ENSALADA DE REPOLLO Y CREMOSO ADEREZO DE AGUACATE
  3. GALLETAS DE AVENA Y AGUACATE PARA EL DESAYUNO

Y hasta aquí el post de hoy, espero que te haya servido. Ahora ya no tienes excusa para no incorporar el aguacate en tu dieta.

Un beso enorme,
Sara.


Bibliografia:

  1. Michelle Wien1, Ella Haddad, Keiji Oda and Joan Sabaté. A randomized 3×3 crossover study to evaluate the effect of Hass avocado intake on post-ingestive satiety, glucose and insulin levels, and subsequent energy intake in overweight adults.
  2. Effect of a Moderate Fat Diet With and Without Avocados on Lipoprotein Particle Number, Size and Subclasses in Overweight and Obese Adults: A Randomized, Controlled Trial doi: 10.1161/JAHA.114.001355 http://jaha.ahajournals.org/content/4/1/e001355.full

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.